Pilas que se recargan con agua

Paola Abril 1 febrero, 2017

agua superfice recargar

¿Qué te parecería que todas las pilas que utilizases a partir de ahora pudieran ser recargables con agua? Esta es la pregunta que se hicieron hace un tiempo los técnicos de la empres AquaCell, y en lo que han trabajado los últimos años.
A pesar de que cada día hay más apartados que funcionan con cargadores, todavía queda una serie de artilugios de uso diario que necesitan las pilas AA para funcionar, como mandos, ratones y teclados inalámbricos, controles remotos y cámaras fotográficas entre otros. Por ello, como siempre va bien tener una alternativa que cuide al medio ambiente mientras nos facilitan la vida, estas pilas, se postulan como una realidad de uso.
Además, tienen muchas más ventajas, sumadas a la principal, que es su extremo respeto por mantener limpio el medio ambiente, como por ejemplo su rapidez a la hora de recargarse, ya que en tan sólo cinco minutos sumergidas en agua, ya se tendrán las pilas en perfecto estado para usarse.
Y aunque se pueda pensar que si tantos beneficios tiene para la ecología, pudiera ser que cuenten con alguna desventaja frente a las pilas alcalinas de siempre, se está totalmente errado, ya que, no solamente reúnen los beneficios antes descritos, sino que no son tóxicas para las personas, y, además, pueden cargarse en cualquier lugar, ya que no necesitan corriente electrica, sino tener cerca un recipiente con agua.
El funcionamiento de estas pilas es muy sencillo, están formadas por varillas de carbono que condensan y dirigen la corriente hacia la tapa positiva, que es un cátodo compuesto de una lámina de zinc de alta pureza y polvo reactivo con el electrolito, que se consigue por medio de una sustancia natural totalmente exenta de productos alcalinos. Lo que separa ambas cargas, el electrodo positivo del polvo negativo que es el que actúa como polo negativo, es una capa de papel, que, al entrar en contacto con el agua se reactiva y empieza a conducir la corriente en la pila.
El único pero que tienen estas pilas es que no se pueden empezar a utilizar sin más. No son como las alcalina que, las comprábamos en el super y se podían abrir y colocar sin más en el aparato. Estas necesitan un par de minutos previos, en los que se tiene que retirar la tapa posterior y mantener totalmente sumergidas en agua, mientras siguen dentro de la bolsa de activación, durante un total de cinco minutos. Tras esta pequeña espera, se deben secar completamente, colocar la tapa y ya se pueden utilizar para cualquier dispositivo que necesite pilas, sabiendo que, durarán lo mismo que las alcalinas. Tras esta activación, las pilas tienen una vida útil de hasta 10 cargas, siempre de la misma manera, sumergiéndolas en agua durante varios minutos, y aunque la primera carga ronda los 1.000 mA, tal y como se van realizando las siguientes cargas, se puede perder algo de capacidad.
Aunque, todavía no se puede comprar en tiendas, su creador da la oportunidad a todos aquellos que ya la quieran gastar que, por el módico precio de 15 euros pueden entrar en el proyecto de crowdfunding y se les enviará dos pilas.



Post a new comment